Contenido de lectura de este artículo:

  1. Tipos de necesidad
  2. Por qué es tan importante el análisis de necesidades
  3. Cómo se determina la necesidad adecuada

¿Qué tipo de necesidades existen?
 

Todo proceso de compra empieza con un análisis de necesidades. En las compras se distinguen fundamentalmente tres tipos de necesidades. La necesidad primaria abarca todos los productos finales, piezas de recambio y módulos acabados. La necesidad secundaria consiste en todos los componentes y módulos que se necesitan para fabricar el producto final. Aquí no es importante si dichas piezas son de fabricación propia o se deben comprar. La necesidad terciaria consiste en todas las herramientas y materiales que se necesitan para la fabricación de los componentes o módulos. Aquí, por ejemplo, también se tiene en cuenta la energía.

¿Está buscando proveedores nuevos?  En nuestra plataforma B2B de europages puede encontrar proveedores competentes de varias industrias.

¿Por qué es tan importante el análisis de necesidades? 
 

Supongamos que una empresa se queda corta en el análisis de una necesidad. Probablemente esto dé lugar a un paro de producción, problemas de suministro o sanciones contractuales. Y, lógicamente, también puede dañar la imagen de la empresa.

Por el contrario, si una empresa se pasa en el análisis de una necesidad, la consecuencia será un aumento de las existencias en almacén. Si se trata de mercancías perecederas, un error de planificación de este tipo puede provocar una pérdida total de la mercancía.

Si se trata de mercancías perecederas un error de planificación puede provocar una pérdida total de la mercancía.

Cómo se analizan correctamente las necesidades
 

Además de los análisis de necesidad estimativos (heurísticos), las empresas suelen recurrir principalmente a dos métodos para analizar sus necesidades: el análisis de necesidades basado en un programa (determinista) y el análisis de necesidades basado en el consumo (estocástico). El uso del procedimiento depende fundamentalmente del tipo de producto o pieza que se va a fabricar (pieza A, B o C) y de la información que dispone la empresa al respecto.

Análisis de necesidades basado en un programa
 

Los fundamentos del análisis de necesidades basado en un programa son los pedidos del cliente fijos o también la necesidad primaria. Si una empresa sabe lo grande que es su necesidad primaria, le resultará más fácil calcular la cantidad de piezas individuales o materias primas que necesita para la fabricación de una pieza. Si una empresa ha analizado su necesidad secundaria, a partir de esta se puede deducir, si es necesario, su necesidad terciaria. No obstante, esto solo es necesario para mercancías que deben comprarse. Por ejemplo, en todas las empresas la energía es una necesidad terciaria. Si una empresa ha hecho una análisis integral de las necesidades, solo tendrá que completar la diferencia entre la mercancía necesaria y las existencias en almacén.

El análisis de necesidades basado en un programa es una norma establecida en muchas empresas y suele ser principalmente importante a la hora de preparar un pedido, ya que ayuda a analizar con exactitud la necesidad secundaria y, por lo tanto, a minimizar excesos y cuellos de botella.

Análisis de necesidades basado en el consumo
 

A diferencia del análisis de necesidades basado en un programa, el análisis de necesidades basado en el consumo utiliza valores de consumo de periodos anteriores. El análisis de necesidades basado en el consumo parte de la suposición de que la necesidad futura se parecerá mucho a los valores del pasado. Este método define series temporales mediante cálculos estadísticos y las analiza en busca de los componentes que influyen.  Los cálculos estadísticos más utilizados para este fin son, por ejemplo, las medias aritméticas y móviles, los análisis de regresión lineal y no lineal y también el suavización exponencial de primer y segundo orden.

El análisis de necesidades basado en el consumo es principalmente adecuado para el cálculo de las necesidades terciarias. También sirve, por ejemplo, para el cálculo de materiales auxiliares y de servicio o herramientas de desgaste, que tienen una papel secundario en cuanto a cantidad y valor. El análisis de necesidades basado en el consumo también es el mejor método si el uso del análisis de necesidades basado en un programa no resulta útil proporcionalmente. Por ejemplo, si los productos solo se fabrican en cantidades muy pequeñas.