Procedimiento de punto de compra y ritmo de compra: una comparación directa
 

¿Dónde están las ventajas e inconvenientes del procedimiento de punto de compra y ritmo de compra? ¿Qué condiciones favorecen el uso del procedimiento de ritmo de compra y cuáles el procedimiento de punto de compra? La siguiente tabla ofrece una explicación:  
 

 Procedimiento de punto de compra Procedimiento de ritmo de compra
Ventajas




 
  • Reacción rápida a fluctuaciones de la demanda a corto plazo
  • Existencias mínimas bajas gracias a la revisión continua de las existencias después de cada retirada
  • Compromiso de capital mínimo

 

  • Costes de control y planificación bajos
  • Compras al por mayor más sencillas
  • Ventajas financieras

     
Inconvenientes

 
  •  Control de existencias continuo
  • Costes de recursos

     
  • Pérdida de valor potencial de las mercancías almacenadas
  • Altos costes de almacenamiento y capital
Aplicación




 

Procedimiento de punto de compra

 

  • Tiene sentido si existe una demanda con fluctuaciones tradicionalmente fuertes




     

 

 

Procedimiento de ritmo de compra

 

  • Tiene sentido si la empresa tiene poca influencia en los plazos de adquisición.  Por ejemplo, en caso de dependencia de
  • Un periodo de fabricación periódico
  • Circunstancias naturales (algún tipo de cosecha)
  • Las especificaciones del proveedor

 

El procedimiento de punto de compra al detalle
 

El procedimiento de punto de compra se diferencia del procedimiento de ritmo de compra en características y propiedades esenciales. Además, existen diferentes variaciones de aplicación. Las características más importantes pueden describirse a grandes rasgos de la siguiente manera:

Basado en la cantidad:

El procedimiento de punto de compra está controlado en gran medida por la cantidad. Más concretamente, la compra se activa en cuanto se llega a un nivel de existencias determinado definido con anterioridad, es decir, el nivel de pedido.  Por lo tanto, las fechas de las compras varían y no están fijadas de antemano. El procedimiento de punto de compra exige que se realice una revisión del nivel de existencias después de cada retirada.

Nivel de pedido:

Por regla general, el nivel de pedido se determina a partir de un stock de seguridad definido de antemano y las cantidades consumidas habitualmente hasta la entrega de nuevas mercancías.  En principio se aplica lo siguiente: cuanto más rápida es la entrega, más baja es la cantidad del nivel de pedido que se puede definir. En el caso de mercancías de las que no debe haber, preferentemente, escasez en ningún momento, además de las cantidades de consumo habituales hasta la entrega, se calcula una generosa reserva mínima: el stock de seguridad.

Stock de seguridad:

El stock de seguridad sirve para neutralizar en la medida de lo posible las incertidumbres y lagunas de la oferta. En el mejor de los casos, el stock de seguridad permite sortear los retrasos en los plazos de entrega, las discrepancias entre las cantidades registradas y las existencias, así como la previsiones de demanda erróneas.

Variantes:

Por una parte, cuando se llega al nivel de pedido se puede reaccionar con la compra de una cantidad fija (Política punto de compra por tamaño de lote). Por otra parte, puede resultar útil, rellenar el nivel de existencias a un nivel nominal definido después de cada retirada (Política de punto de compra por nivel de almacenaje).
 

Ejemplo de cálculo del punto de compra
 

Un fabricante de coches necesita 1.000 volantes diarios para  la producción de sus coches. Él no los fabrica, sino que los recibe de un proveedor según sus indicaciones. El tiempo de transporte total de las piezas es de cuatro días (plazo de reaprovisionamiento). Una vez recibidos, el comprador los somete a una inspección de entrada que dura un día. Por lo tanto, desde que los envía el proveedor, los volantes tardan un total de cinco días en entrar a la producción. Para asegurarse unas existencias mínimas, el fabricante de coches calcula un tope de tres días.

Esto da como resultado unas existencias mínimas de 3.000 volantes (3 x 1.000 = 3.000).

El punto de compra (nivel de pedido) en esta situación está en 8.000 volantes. Esta cantidad se obtiene, por una parte, de las existencias mínimas de 3.000 piezas y, por otra, de la cantidad de consumo diario (1.000 piezas) multiplicada por los cinco días que dura el plazo de reaprovisionamiento.

3.000 (existencias mínimas) + 5.000 (1.000 cantidad de consumo diario x 5 días de plazo de reaprovisionamiento) = 8.000

Si durante la producción, la cantidad de volantes cae por debajo de 8.000, se llega al punto de compra y debe hacerse un pedido de material nuevo. 
 

El procedimiento de ritmo de compra al detalle
 

El procedimiento de ritmo de compra se parece al procedimiento de punto de compra en muchos aspectos, si bien existen diferencias fundamentales en algunos puntos.

Basado en plazos:
 

A diferencia del procedimiento de punto de compra, el procedimiento de ritmo de compra no está basado en la cantidad, sino en los plazos. Esto significa que la compra de mercancía nueva se realiza en intervalos de tiempo. Por lo tanto, la fecha de compra concreta no depende del nivel de existencias actual.

Stock de seguridad:
 

En el procedimiento de ritmo de compra es indispensable contar con un generoso stock de seguridad, para abordar con garantías un aumento de la demanda imprevisto. 

Variantes:
 

El método de ritmo de compra ofrece fundamentalmente dos posibilidades de política de compras. Los intervalos de compra así como la cantidad de compra son fijos. Esta variante es apropiada si, según la experiencia, el consumo es principalmente constante. En este caso se suele hablar de un "procedimiento de ritmo de compra por tamaño de lote". Mientras el periodo de compra sea fijo, la cantidad de compra se adaptará individualmente. Se recomienda usar este método especialmente si un fabricante suministra varios artículos, para garantizar la mejor coordinación posible. Este método se suele llamar "Procedimiento de ritmo de compra por nivel de almacenamiento".

Ejemplo de cálculo de ritmo de compra
 

Si el fabricante de coches del que se ha hablado en el apartado "Calcular punto de compra" (véase más arriba) trabajase según el principio de ritmo de pedido, la situación sería la siguiente en las mismas condiciones: necesita 1.000 volantes diarios para su producción. Para garantizar la producción, todos los principios de mes compra automáticamente una cantidad que se corresponde con la cantidad de días de trabajo de un mes. Esto equivale a un total de 20.000 piezas (ritmo de compra).

Como todas las semanas no tienen cinco día laborales y puede haber otras variables, el fabricante tiene que cambiar la cantidad de compra en determinados intervalos en caso necesario, para que la cantidad de volantes que tenga no sea ni excesiva ni insuficiente. Esto podría dar pie a costes de escasez. Para evitarlo resulta útil revisar regularmente el nivel de existencias. De este modo se puede reconocer cómo evoluciona el consumo y cómo debe adaptarse la cantidad de compra a fechas de aprovisionamiento fijas.

Conclusión: las condiciones individuales de la empresa son decisivas
 

El procedimiento de punto de compra y el procedimiento de ritmo de compra tienen sus ventajas e inconvenientes específicos. Por ello, el sistema de compra que se utilice dependerá en gran medida de las condiciones de la demanda y las condiciones de compra de las mercancías adquiridas. No siempre resulta práctico utilizar exclusivamente uno de los dos métodos de compra. En la práctica se suele combinar el uso de los dos procedimientos de compra.